¡SÍGUENOS!

Dátil

Dátil

El dátil es el fruto de la palmera datilera. Es un ingrediente muy versátil y habitual en repostería. Se comercializan frescos y secos, siendo este último el más habitual en repostería, sobre todo como relleno de bizcochos, magdalenas, muffins y otros dulces. También se pueden elaborar tartas de masa quebrada, compotas y macedonias. Dado que la palmera datilera procede del norte de África y Oriente Medio, el dátil es un ingrediente fundamental en los dulces tradicionales de esas áreas.

Qué comprar

Los dátiles se venden frescos o secos. Los primeros han de tener la piel muy lisa y brillante, y han de oler a fruta fresca, sin olores ácidos; su textura es tierna. Los dátiles secos suelen estar más o arrugados dependiendo de la variedad y su textura es más firme que la de los frescos (pero no dura). Sin embargo, una piel demasiado arrugada es síntoma de que el dátil está excesivamente seco.

En cuanto a las variedades, hay muchísimas. Las más comunes son:

  • Dátil Deglet Noor, también conocido como dátil tunecino o dátil de la luz. Es considerado el mejor de todos. Su piel es brillante y con pocas arrugas. Son tiernos y pegajosos, de color rubio pardo, algo translúcidos y con un sabor acaramelado. Normalmente proceden de Túnez y Argelia.
  • Dátil Medjool. Es un dátil de calidad excelente, de piel arrugada algo más duro que le anterior (se pega a los dientes al masticarlo). Es muy dulce y de color oscuro. Normalmente proceden de Marruecos o de Estados Unidos.
  • Dátiles comunes. Es resto de las variedades de dátiles (más de 100) se suelen denominar dátiles comunes, y sus características pueden variar sustancialmente. Algunas de estas variedades de dátiles poseen una calidad excelente.

Uso

Los dátiles se suelen deshuesar o comprar deshuesados antes de usarlos en una receta de repostería. Como norma general, los secos se añaden a recetas que no requieren humedad (como los bizcochos) y los frescos en macedonias y ensalas de fruta.

Los siguientes usos son los más comunes en repostería:

  • Los dátiles secos troceados y deshuesados se añaden a batidos de bizcochos, muffins, magdalenas, masas de galletas y otros dulces. A veces se maceran previamente en licor, té u otros líquidos.
  • Enteros o en mitades, tanto frescos como secos, sirven para cubrir tartas, a menudo en combinación con otras frutas secas y frutos secos.
  • Cortados en diferentes tamaños o enteros, se agregan a macedonias y ensaladas de frutas.
  • Triturados solos o con otras frutas secas se elabora una pasta con la que se rellenan masas para hacer pequeñas empanadillas o pastelitos.

Conservación

Los dátiles frescos se conservan bien durante varias semanas en la nevera, dentro de un recipiente cerrado.

Los dátiles secos han de conservarse en recipientes de vidrio cerrados, protegidos de la luz y en un lugar fresco y seco (la nevera es una buena opción); pueden durar un año en condiciones aceptables. No use bolsas de plástico.