¡SÍGUENOS!

Jengibre

Jengibre

El jengibre es el tallo subterráneo de la planta del mismo nombre. Normalmente se consume fresco o seco (en polvo), aunque también se vende en conserva. En repostería se usa más a menudo el jengibre en polvo, a modo de especia. Es muy común en los postres de origen anglosajón, y es el ingrediente que da nombre a los populares bizcochos y galletas de jengibre. También se añade junto con otras especias al lekaj (bizcocho de miel judío), al pan de especias y a diversos púdines. A veces se espolvorea -al igual que se hace con la canela- sobre natillas, pasteles de queso y otros postres. Otra opción es aromatizar algunos líquidos con jengibre fresco o en polvo, y elaborar con ese líquido crema pastelera (u otro tipo de crema) y gelatinas.

Qué comprar

Según el uso, habrán que comprar jengibre en polvo o fresco. En ambos, el sabor del jengibre se caracteriza principalmente por su procedencia geográfica:
  • Jengibre de China. Es uno de los mayores productores mundiales y es más picante que el resto.
  • Jengibre de la India. Es también un gran productor mundial; tiene un gusto menos picante que el de China y un cierto aroma a limón, por lo que resulta más refrescante.
  • Jengibre de la Australia. Sus cualidades son parecidas al de la India.
  • Jengibre de Jamaica. Está considerado uno de los mejores jengibres, pero su producción no es muy abundante. Tiene un sabor más delicado y dulce que el resto.
  • Jengibre africano. Tiene un aroma muy penetrante sin resultar excesivamente picante.
  • Jengibre de Hawai. Es de muy buena calidad y se encuentra sobre todo en Estados Unidos.

Jengibre seco en polvo

El jengibre seco ha de comprarse en frascos o bolsas selladas (no lo compre al peso) y en pequeñas cantidades. La procedencia no suele venir indicada, por lo que habrá de probar diferentes marcas para determinar cual prefiere.

Jengibre fresco

El jengibre fresco ha de tener la piel lisa y de color uniforme. Compruebe que los ojos (los pequeños círculos en la piel del jengibre) no se han oscurecido ni tengan moho.

Uso

El jengibre en polvo se añade a todo tipo de preparaciones, entre ellas:

  • En bizcochos, magdalenas, muffins y galletas. Se suele añadir en pequeñas cantidades y, habitualmente, mezclado con otras especias. Especialmente populares son el bizcocho de jengibre (ginger cake) y las galletas de jengibre (ginger cookies y ginger snaps).
  • Cualquier crema (pastelera, inglesa, nata montada,...) se puede aromatizar con jengibre en polvo, y luego usar la crema como salsa para un postre o como relleno de tartas y pasteles.
  • Muchos púdines británicos contienen esta especia.
  • A veces se espolvorea sobre postres a modo de decoración, o incluso sobre tartas y pasteles.

El jengibre fresco es menos común en repostería, pero más por una cuestión de tradición que por su sabor. De hecho, muchos de los postres en los que normalmente se usa el jengibre seco son deliciosos elaborados con la versión fresca. En particular, las gelatinas de fruta, los zumos y los batidos realzan su frescor con un toque de jengibre fresco.

Conservación

Se debe guardar en un tarro hermético, protegido de la luz y en ambiente seco. Además, el fresco es aconsejable refrigerarlo.