¡SÍGUENOS!

Nata(crema de leche)

Nata

La nata o crema de leche es, esencialmente, leche con un mayor contenido en grasa. En repostería es un ingrediente muy común -sobre todo montada- para rellenar pasteles, tartas, profiteroles o como acompañamiento de muchos postres. También se usa sin montar en masas al horno, rellenos de tartas, flanes y púdines para enriquecer y aportar una textura más suave y cremosa.

Qué comprar

La nata más común en repostería es la etiquetada comercialmente como nata para montar, que suele tener un 34-37% de materia grasa. Este tipo de nata no sólo sirve para montar, sino también para enriquecer preparaciones al horno. La mayor parte de la nata de este tipo se vende uperizada, por lo que no necesita refrigeración si no se abre el envase. Sin embargo, aconsejamos guardarla en la nevera según se compre pues normalmente hay que usarla en frío y se mantiene en mejor estado.

Tipos de nata

Los nombres y características de los tipos de nata varían según el país. Las tres caracteríscas más importantes de cada tipo de nata son su contenido graso, su tratamiento térmico y la acidificación.

  • Nata ligera o nata para cocinar. Tiene un 18% de contenido graso aproximadamente. Se puede usar para enriquecer natillas, flanes, rellenos de tartas y otras preparaciones, pero no es apta para montar.
  • Nata para montar. Contiene entre un 30-38% de materia grasa aproximadamente. Es la más versátil de todas.
  • Nata doble. Contiene entre un 40% y un 66% de materia grasa, aunque lo más habitual es entre un 48% y un 55%. Es apta para untar y, en ocasiones, para hacer ganache.

Además se usan los términos nata espesa, nata fresca, crème fraîche y nata acidificada para referirse a la nata tratada con fermentos lácticos, los cuales la espesan y la vuelven algo ácida. Su contenido graso varía ampliamente y, a veces, se suele indicar en su denominación la cantidad de grasa: nata espesa ligera, nata doble fresca, etc.

Uso

La nata se usa de diversas formas en repostería. Las más importantes son las siguientes:

  • Nata montada y crema chantillí. La nata montada o semimontada es nata líquida batida hasta que aumenta su volumen entre el doble y el triple. Se puede azucarar y, a veces, se reserva el nombre de crema chantillí para la nata bastante azucarada y aromatizada con esencia de vainillla. Se usa para acompañar postres y rellenar tartas y pasteles, así como para aportar esponjosidad y cremosidad en algunas preparaciones livianas como mousses y bavaroises.
  • Como sustituto de la leche. A veces se sustituye parte de la leche de una receta por nata (ligera o para montar) para aportar más untuosidad. Con esa mezcla de leche y nata se suelen elaborar cremas a base de huevo (crema pastelera, crema inglesa, natillas, flan) u otros postres como el arroz con leche, las torrijas y la leche frita.
  • Las ganaches se realizan calentando nata y vertiéndola sobre chocolate picado para obtener una mezcla cremosa, que utilizar para recubrir y rellenar tartas y pasteles.
  • En masas de bizcocho, muffins, magdalenas, crepes y tortitas. A veces se añade nata ácida a ciertos batidos para aportar sabor y esponjosidad.
  • Pasteles de queso. Algunos pasteles de queso incluyen nata montada o líquida, y a veces acidificada.

Conservación

Las natas uperizadas se conservan varios meses sin abrir. Sin embargo, es mejor guardarlas en la nevera, pues mejora su conservación y, además, es necesario que esté fría para poder montarla.

Las natas acidificadas se venden refrigeradas y así se han de conservar.

En cualquier caso, todas las natas han de refrigerarse una vez abierto el envase, y consumirse en menos de 72 horas.