¡SÍGUENOS!

Yogur

Yogur

El yogur es un producto que se obtiene fermentando cualquier tipo de leche con unas determinadas bacterias, obteniéndose una masa ácida semisólida de textura algo gelatinosa y ligeramente áspera. Constituye en sí mismo un postre, a menudo mezclado con edulcorantes, fruta y frutos secos. También se puede escurrir el suero que contiene para obtener una yogur más espeso, muy apropiado para servir como acompañamiento de postres de fruta o como ingrediente en mousses y cremas. Además aporta sabor y esponjosidad a bizcochos, muffins y tortitas (panqueques).

Qué comprar

Salvo que se indique lo contrario, use siempre yogur natural refrigerado. Los yogures de sabores o con fruta se pueden usar en determinadas recetas, pero a veces aportan un sabor artificial. Tampoco use los no refrigerados, ya que no contienen bacterias vivas.

Otra posibilidad, popular en muchos países, es elaborar el yogur en casa. Para ello se hierve 1 litro de leche durante 10-30 minutos. Se deja enfriar hasta que alcance 40-45 °C (si se toca la leche, ha de estar muy caliente sin quemarse). A continuación se mezclan dos cucharadas de yogur natural refrigerado (ha de contener las bacterias vivas) y se coloca en un sitio que mantenga la leche entre 30 °C y 45 °C (idealmente 45 °C sin pasar esa temperatura): cerca de un radiador en invierno, en un sitio caluroso en verano, en una yogurtera (utensilio especial para este menester) o en un horno que se pueda regular a la temperatura mencionada. El tiempo de fermentación requerido es de entre 4 y 18 horas, según la temperatura.

Uso

El yogur admite diversos usos en repostería:

  • Como postre, mezclado con miel, azúcar u otro edulcorante; con frutos secos, fruta fresca o seca.
  • En mousses, bavarois y otros postres se añade para aportar un sabor ácido y lácteo.
  • En masas de bizcocho, muffins, magdalenas y tortitas. A veces se añade yogur a ciertos batidos para aportar sabor y esponjosidad una vez cocido.
  • Pasteles de queso. Algunos pasteles de queso incluyen yogur para dar un toque ácido.

Conservación

El yogur natural que se vende refrigerado se conserva en perfectas condiciones sin abriry en la nevera hasta tres semanas. Una vez abierto el envase es aconsejable consumirlo en un plazo máximo de tres días.