¡SÍGUENOS!

receta de Macedonia de finales de verano

Macedonia de finales de verano

información

datos de la receta
nivel facilísimo
preparación 30 min
cocción min
reposo 1 día
tiempo total 1 día

ingredientes

ingredientes
agua 500 ml
azúcar blanco 500 g
kirsch 150 ml
melocotones (duraznos) ud
albaricoques (damascos, chabacanos) ud
ciruelas rojas ud
paraguayas ud
nectarinas ud
arándanos 300 g
moras 300 g
grosellas 300 g

utensilios

  • 1 cazo pequeño para cocer el jarabe
  • 1 cuenco grande (al menos 2 litros) para la macedonia
  • 1 cuchillo y una tabla para cortar la fruta
  • plástico para envolver alimentos

Lo mejor de esta macedonia es su sencillez y vistosidad. Es una combinación de frutas de hueso -melocotón, albaricoque, paraguayas, nectarinas y ciruelas- con frutas del bosque -moras, arándanos y grosellas-. Ni siquiera hay que pelar las frutas (aunque lo puede hacer si lo prefiere), con lavarlas y cortarlas en trozos basta. Su elaboración es rápida y resulta casi imposible que salga mal si se usan frutas de calidad.

A pesar del nombre de este postre, no es exclusivo del fin del estío. Simplemente esa es la época en la que las frutas que se usan maduran en algunas partes del mundo. De hecho, la receta se basa en combinar frutas de hueso con frutas del bosque, por lo que puede variarla según la fruta disponible (ver variaciones).

En cuanto a las frutas del bosque, se puede usar cualquier combinación. Nosotros hemos usado moras, arándanos y grosellas a partes iguales.

Para macerar las frutas se realiza un jarabe al que luego se le agrega aguardiente de frutas. Nosotros hemos usado kirsch (aguardiente de cerezas) pero cualquier otro aguardiente de frutas es igualmente válido. Naturalmente, si la van a comer menores, habrá que prescindir de él. En su lugar se pueden añadir unas gotas de esencia natural de vainilla. Respecto al tiempo de maceración, lo ideal es que dure 3 días enteros con la macedonia refrigerada y bien tapada para que los sabores se combinen y desarrollen. Si no hay tiempo y se desea elaborar la macedonia la víspera de su degustación es mejor dejarla a temperatura ambiente y refrigérarla unas horas antes de servir para que esté fría.

Antes de empezar...

  • Si el agua del grifo tiene demasiada cal u otras impurezas, fíltrela y déjela reposar para que los residuos sedimenten. Alternativamente, use agua mineral.

Realización

  1. Realizar un jarabe con el agua y el azúcar

    Vierta el agua y el azúcar en un cazo y caliente hasta que hierva mientras remueve con una cuchara para disolver el azúcar. Baje el fuego al mínimo y deje cocer 5 min. Retírelo del fuego y deje que se enfríe.

  2. Lavar las frutas

    Mientras se enfría el jarabe, lave bien las frutas y frótelas con un paño para secarlas bien, salvo las frutas del bosque, que deberá secar con sumo cuidado usando papel absorbente.

  3. Retirar los huesos de las frutas (salvo las frutas del bosque)

    Debe retirar los huesos de las frutas y cortarlas (salvo las frutas del bosque). El procedimiento para todas ellas es el mismo: corte la fruta por la mitad, a lo largo, llegando justo hasta el hueso para obtener dos mitades; agarre cada mitad de la fruta con una mano y gírelas en sentido contrario la una de la otra (como si abriera una botella) para separarlas. Ahora ya podrá desprender el hueso con más facilidad, usando un cuchillo si estuviera muy adherido a la carne.

  4. Cortar las frutas en cuartos u octavos

    Corte todas las frutas de hueso en cuartos. Si alguna es muy grande (normamente los melocotones), córtela en octavos.

  5. Macerar las frutas en el jarabe con el kirsch de 24 a 72 horas

    Cuando el jarabe esté frío, viértalo en un cuenco amplio junto con el el kirsch o cualquier otro aguardiente de frutas que quiera usar y revuelva para mezclar. Añada todas las frutas de hueso y las frutas del bosque y tape el cuenco con plástico transparente de cocina. Si las frutas flotan, coloque un plato sobre ellas para sumergirlas. Debe macerar al menos 24 horas a temperatura ambiente, aunque es mejor que lo haga durante 72 horas refrigerado.

  6. Presentación

    Si ha macerado la macedonia en un cuenco atractivo, preséntelo en él (como en la foto de esta receta) y sírvala en recipientes amplios con un poco del jarabe. En cualquier caso, las macedonias presentadas en recipientes transparentes permiten ver las frutas, resultando más atractivas.

Variaciones

  • Puede variar la receta a su antojo siguiendo unas mínimas directrices: mantener la proporción entre frutas de hueso y frutas del bosque, preservar la variedad de color y sabor entre ellas y escoger ejemplares maduros y de calidad. Con estas tres reglas el buen resultado está garantizado.
  • Puede acompañarlo con una bola de helado o sorbete de su gusto; nosotros recomendamos el helado de vainilla o de almendra.