¡SÍGUENOS!

receta de Muffins de plátano y nueces

Bizcocho de platano

información

datos de la receta
nivel ¡facilísimo!
preparación 20 min
cocción 20 min
tiempo total 40 min

ingredientes

ingredientes
harina blanca de trigo 200 g
azúcar moreno 125 g
levadura química en polvo cdta.
bicarbonato sódico ½ cdta.
sal ¼g
nueces peladas 80 g
vainilla en polvo cdta.
plátanos muy maduros pelados 350 g
zumo de limón recién exprimido 2cdas.
huevos grandes unids.
mantequilla 90 g

utensilios

  • 1 molde antiadherente metálico para 12 muffins (cada cavidad es de 100 ml de capacidad)
  • mantequilla o aceite para untar el molde
  • 1 cuenco grande
  • 1 cuenco mediano
  • rallador o molinillo para especias si estas se usan enteras
  • licuadora para hacer puré los plátanos (opcional)
  • recipiente para licuar o machacar los plátanos

El sabor acaramelado de las muffins de plátano las ha hecho tan populares que todas las cadenas de cafeterías estadounidenses las venden. A diferencia de algunas versiones comerciales, esta receta incluye plátanos naturales machacados en la masa y trocitos de nuez. Además, es una forma sencilla y rápida de aprovechar los plátanos demasiado maduros para ser consumidos normalmente.

Antes de empezar...

Pese todos los ingredientes menos los plátanos. Es mejor pelarlos y pesarlos (sin cáscara) justo antes de su uso para evitar que se oxiden.

Realización

  1. Encender el horno y tostar las nueces

    Caliente el horno a 200 °C, dejando la rejilla dentro a media altura. Eche las nueces en una fuente para horno e introdúzcala en él para que se tuesten. Tardarán unos 5 min. Se queman fácilmente, así que hay que observarlas frecuentemente. Retírelas, espere a que se enfríen y pártalas en trozos con un cuchillo.

  2. Preparar los moldes y derretir la mantequilla

    Unte con mantequilla el fondo de cada cavidad del molde. Es mejor no untar los laterales, pues así los muffins suben mejor y adquieren su característica forma abombada. Coloque la mantequilla en un cazo y caliente a fuego lento el tiempo mínimo para que se derrita. Alternativamente, échela en un recipiente apto para microondas y caliéntela a potencia media. Retirar del fuego o del microondas y reservar a temperatura ambiente.

  3. Combinar los ingredientes secos

    Eche en un cuenco grande todos los ingredientes secos: la harina, el azúcar moreno, la levadura, el bicarbonato, la sal, la vainilla y las nueces picadas. Mezcle con unas varillas o un tenedor para que quede una mezcla uniforme.

  4. Triturar los plátanos y combinar los ingredientes húmedos

    Triture los plátanos junto con el zumo de limón en un robot de cocina o macháquelos con un tenedor (no hay que preocuparse si quedan pequeños trocitos de plátano). Casque el huevo en un cuenco mediano, añada la mantequilla y los plátanos machacados y bata el conjunto brevemente.

  5. Combinar los ingredientes húmedos con los secos

    Vierta los ingredientes húmedos sobre los secos y mezcle con una cuchara de madera o una espátula para humedecerlos. Es importante no mezclar en exceso pues se obtendrían muffins más duras y correosas. No hay que preocuparse por los grumos o las trazas de harina que queden: se desharán durante la cocción. La mezcla resultante debería ser bastante espesa (casi una pasta).

  6. Rellenar los moldes y hornear

    Usando una cuchara grande, rellene unas ¾ partes de cada cavidad con la mezcla. Meta en el horno y espere, al menos, 15 min, durante los cuales no se debe abrir la puerta del horno. Si las muffins están hinchadas y doradas transcurridos los 15 min, es posible que ya estén hechas. Para asegurarnos de que es así, pinche con un palillo en el centro una de ellas, hundiéndolo hasta el fondo y, si sale seco, entonces es que están cocidas; en caso contrario, hornear 5 min más. Retirar finalmente del horno y dejarlas reposar 5 min en el molde.

  7. Desmoldado y conservación

    Tome el molde con un trapo o con los guantes de cocina puestos y dele la vuelta sobre una superficie limpia. Algunas muffins caerán. Para hacer salir aquellas que hallan quedado adheridas al molde, sostenga este en el aire y realice un movimiento seco hacia abajo para hacer que caigan las restantes muffins. Si no se van a consumir inmediatamente, colóquelas sobre una rejilla (la propia rejilla del horno vale) para que se terminen de enfriar. Se conservan un máximo de dos días cerradas en un recipiente hermético. También se pueden congelar en una bolsa con cierre hermético un máximo de 3 meses. Para consumirlas tras la congelación, introdúzcalas sin descongelar en el horno a 200 °C durante 10 min o en el microondas a potencia máxima unos 3 min.

Variaciones

  • Puede sustituir las nueces por otros frutos secos, como avellanas o almendras, pero recomendamos encarecidamente que use nueces, pues su sabor complementa a la perfección al del plátano.

Consejos

  • Es importantísimo que los plátanos estén muy maduros; de hecho, lo ideal es que se hayan puesto marrones (pero aún en buen estado). Esta receta es, por tanto, ideal para aprovechar esos plátanos viejos que a menudo acaban tirándose. Si tiene plátanos viejos pero no puede o no le apetece cocinar, métalos en una bolsa de plástico y congélelos; así, el día que quiera realizar esta receta sólo tendrá que descongelarlos.
  • El 5º paso de esta receta es el más importante: es fundamental mezclar los ingredientes húmedos con los secos en muy poco tiempo y con muy pocos movimientos, sin preocuparse de los pequeños grumos. Si se mezclaran en exceso, el gluten de la harina se empezaría a desarrollar y se obtendrían muffins duras y gomosas.
  • Esta receta (y casi todas las de muffins) la pueden realizar personas que nunca hayan cocinado debido a su facilidad y rapidez, siempre que se midan las cantidades con precisión antes de empezar y se sigan todos los pasos atentamente.